lunes, 16 de abril de 2018

Vaivén

X Concurso de Microrrelatos sobre Abogados (Marzo 2018)





El vicario judicial se tambaleaba como un columpio. Va y ven, va y ven. Lo hacía a un ritmo acompasado. Va y ven, va y ven. Uno no sabía en qué momento se iba a detener y sentenciar. Podía tardar horas, incluso días. Va y ven, va y ven. La custodia del preso no podía demorarse más. Va y ven, va y ven. Se notaba que no tenía un baremo claro para decidir sobre la vida o la muerte. Va y ven, va y ven. El Alguacil, impaciente, le acercó la sentencia para su rúbrica: “Perdón imposible, que se ejecute la condena”. Va y ven, va y ven. Por fin el vaivén cesó. Cogió la pluma, cambió alguna cosa y devolvió el veredicto. Reanudó el vaivén con una ancha sonrisa. El alguacil quedó atónito al leerla: “Perdón, imposible que se ejecute la condena”. Va y ven, va y ven.

domingo, 15 de abril de 2018

Caperucita y sus juicios

X Concurso de Microrrelatos sobre Abogados. Febrero 2018. Seleccionado






     La pérdida de la abuelita fue un varapalo para Caperucita, sus familiares y vecinos de la aldea. El primer asalto, después de un duro procedimiento penal, que acabó con la condena del lobo como autor de asesinato con alevosía, había llevado hasta la más absoluta fatiga. Litigar es para abogados, no para cazadores y leñadores. Aun así, en la aldea, se armaron de valor para afrontar el nuevo episodio judicial, en defensa de la pequeña de la capa roja: la impugnación de la herencia de la abuelita, que, para sorpresa de todos, dejaba la totalidad de sus bienes al feroz animal. Ni el más avispado abogado se atreve a especular sobre el final, pero una cosa está clara: ninguno será feliz ni comerá perdiz.


sábado, 14 de abril de 2018

Clientes y payasos

X Concurso de Microrrelatos sobre Abogados (Enero 2018)





Inicié el nuevo año con el firme propósito de definir exactamente, como marcan los manuales del marketing jurídico, el perfil del cliente óptimo para el renovado bufete. Pero, sorpresas da la vida, me vi defendiendo a payasos; pero no los habituales que todos nos encontramos en nuestra praxis diaria, sino a los de circo.
Por alguna extraña razón, a pesar de lo que crean los niños, un payaso siempre es sospechoso, y ante un tribunal tiene todos los números para ser condenado.
No obstante, por suerte, mi primer cliente era un payaso de verdad y sólo pudo ser condenado como autor de un delito continuado de tráfico de sonrisas.
Al final conseguí mi objetivo, hoy el bufete es especialista en derecho circense. Y no os podéis imaginar lo divertidos que son nuestros casos. De hecho, las sobremesas con mis clientes son todo un espectáculo.

sábado, 7 de abril de 2018

Futuro y libertades

Concurso de relatos de ciencia ficción de Zenda e Iberdrola (marzo 2018)






     En el año 4036, los taurgos dominaban el planeta. Tenían una inteligencia siete veces superior a la de los humanos; la habían estado desarrollando durante siglos, después de la ocupación. Gracias a ello, empezaron a dominar a las computadoras, y luego fue cuestión de tiempo que acabaran por dominar a las máquinas. 

   Ningún trabajo necesitaba seres vivos, sólo máquinas controladas mentalmente por taurgos. No es de extrañar que éstos se hubieran convertido en una masa de tejidos blandos que revestían un gran cráneo, cuatro veces más grande que el de cualquier ser humano. A consecuencia de la evolución, o en su caso de la involución, sus extremidades se habían convertido en poco más que unos simples apéndices de pellejo, sin ningún tipo de movilidad o funcionalidad. No la necesitaban, sólo necesitaban controlar a las máquinas. 

   Tras el control de las máquinas, fue un juego de niños controlar a los humanos, y casi exterminarlos. A penas los necesitaban. Esta inteligencia, que dominaba la ciencia y controlaba a las maquinas, había subyugado a los humanos, relegándolos a poco más que a meros esclavos. Esclavos del arte y el entretenimiento. 

     Los taurgos habían desarrollado una gran inteligencia y control mental, pero a costa de haber perdido toda clase de sentimientos y emociones. Eran capaces de recrear, mediante complejas computadoras y sofisticadas maquinarias, una pintura o una obra literaria en segundos; pero el resultado era una simple copia o una mezcla de otras pinturas o libros almacenados en sus bases de datos. Un plagio. 

     Los humanos eran los únicos capaces de crear nuevas obras de arte expresando nuevas emociones y profundos sentimientos. Por ello, los pocos que quedaban, se convirtieron en los creadores de arte para los taurgos, sus bufones. Esta era su única funcionalidad: escribir, pintar, cantar, bailar o actuar. El humano que no desarrollaba una habilidad artística era sacrificado. La única excepción eran las mujeres en edad de fecundar. Una prórroga para acabar de desarrollar alguna habilidad, en caso contrario, era un activo prescindible para los taurgos. 

     ZDN-73 dejó de escribir, se quedó pensativo y se dirigió hacia su compañera LBR-81 que pintaba un precioso amanecer. 
     —Mi padre me contaba cuentos sobre abogados. 
   —¿Estás loco? —LBR abrió los ojos tanto que casi le salían de las órbitas—. Sabes que hablar de eso está prohibido. 
     —Defendían los derechos de los humanos. 
     —Calla, insensato. Vas a hacer que nos maten —LBR no salía de su asombro—. Hace siglos que no hay purgas, pero como te oigan... 
     —Lo sé, mi abuelo se lo contó a mi padre y éste me lo contó a mí. 
     —Sois una familia de temerarios. 
    —Si los taurgos condenaban a alguien por rebelión —continuó ZDN sin prestar atención a su compañera— era ejecutado junto con toda su familia, para que no se propagaran las ideas secesionistas. 
  —Es peor que todo eso, he oído que incluso ante meras sospechas se eliminaban comunidades enteras. Ante la duda, todos exterminados. 
    —Ese es el problema —ZDN se levantó y empezó a andar por el cubículo como si fuera a dar un alegato—, que nadie puede defender nuestros derechos, nuestras ideas. 
    —Siéntate y sigue escribiendo, vas a hacer que nos maten de verdad. 
    —Yo quiero escribir, sí, pero sobre la libertad. 
    —Olvida esas ideas. Si alguien te escucha nos va a denunciar. Tú mismo lo estás diciendo, las ideas revolucionarias están castigadas con la pena capital. 
    —No quiero seguir escribiendo cuentos sobre taurgos que aún conservan sus extremidades y que libran batallas imposibles contra enemigos débiles. Quiero escribir sobre nuestras batallas, las que quedan por ganar para conseguir la libertad, derechos. 

    LBR-81 dejó la tableta digital que hacía servir de paleta y el pincel electrónico, se levantó y cogió a ZDN por los hombros. Lo miró fijamente a los ojos y antes de que pudiera decir nada su compañero la interrumpió. 
   —Lo he decidido, quiero formar un equipo para redactar nuestras ideas y exponer nuestros derechos. Y luego quiero defenderlas: quiero ser abogado. 
    —Pues tu primer caso acabará con una sentencia de muerte, para ti, para tu equipo y, lo peor aún, para todos. Piensa en tu familia, en la mía, en la nuestra —hizo una pausa como si buscara una idea—. Si persistes te tendré que denunciar. 

    Pero ZDN-73 no escuchaba, no entraba en razón, poco a poco fue alzando la voz. A través de los cristales, los ocupantes de los cubículos contiguos empezaron a extrañarse y a dejar sus tareas creativas para observar. 

    —¿No estás harta de pintar máquinas formando filas al alba? ¡Es una paradoja! Vivimos en un constante ocaso. Fíjate —y señaló a la pantalla donde LBR estaba creando una escena—. No hay humanos en tus pinturas. Como no los hay en mis relatos. No somos nada, no hay familia porque no sirven para nada sin un futuro. 
   —Nuestro futuro es servir a los taurgos. Esa es la razón de nuestra existencia, por eso nos procreamos. 
    —No cuentes conmigo. 
    —Eres mi asignado. 
    —No voy a contribuir a perpetuar nuestra esclavitud. 
   —Sabes que es nuestra función. Y suerte que fui seleccionada para pintar. Pero piensa en nuestros futuros hijos. Si tenemos una niña la podremos conservar hasta los cuarenta o cuarenta y cinco años, pero si tenemos un hijo y no sabe escribir, pintar… 
    —Por eso mismo, es un riesgo que no quiero correr. 
    —Pues piensa en mí, si no procreamos, pensarán que soy infértil y … 
   —Te sacrificarán sin un juicio justo, sin una defensa, sin probar que eres fértil y que el problema soy yo. 

    LBR se dirigió a la puerta y empezó a gritar: 
    —Guardias, guardias. 

    El sonido de unas pesadas máquinas acercándose fue en aumento. 

    —Aguarda. No tengas miedo a la muerte. Sin libertad, sin derechos, ya estamos muertos.






domingo, 26 de noviembre de 2017

IUSTITIA

V PREMIO INTERNACIONAL DE MICRORRELATOS
FUNDACIÓN CÉSAR EGIDO SERRANO (Noviembre 2017)



La diosa Iustitia lleva venda en los ojos. Dicen que como símbolo de fe, objetividad, independencia e imparcialidad. ¿Cómo puede impartir justicia si no puede ver los hechos?
Sostiene una balanza. Dicen que para medir la fuerza de apoyo de un caso y su oposición. Sin embargo, en demasiados casos sirve para pesar el dinero de una parte y, en función de la inclinación, otorgar una justicia u otra.
Porta una espada. ¡Como símbolo de venganza! ¿A caso la pena no debe tener fines de reeducación y reinserción social?
Iustitia marca nuestro destino, echado a suerte.




sábado, 25 de noviembre de 2017

En virtud de las palabras

V PREMIO INTERNACIONAL DE MICRORRELATOS

FUNDACIÓN CÉSAR EGIDO SERRANO (Noviembre 2017)




¿Qué armas tengo como abogado? Las palabras, sin lugar a dudas. La defensa de las libertades mediante mis alegatos en juicio. Palabras basadas en leyes y resoluciones judiciales. Pero tengo enemigos, fiscales y abogados contrarios que, en igualdad de condiciones, utilizarán las mismas palabras contra mis propósitos; contra los intereses de mis defendidos. En este escenario, los estrados, necesito dirigir mis palabras, convertirlas en argumentos que convenzan a ese ser, casi divino, llamado juez. Convencerle de la razón de mi defendido, pedírsela sin vacilación y conseguir que nos la otorgue en forma de sentencia.



viernes, 24 de noviembre de 2017

2073

I Certamen Microrrelatos Signo editores (Noviembre 2017)

SELECCIONADO




En el año 2073 no existen los abogados. Tampoco es necesario porque no existen los juzgados, jueces ni juicios. No hay Ley.
El derecho civil no existe porque nadie puede ser propietario; los bienes, las mujeres y los hijos no pertenecen a nadie. No hay conflictos porque nada ni nadie pertenece a otro. Al principio se llamó libertad, pero hoy algunos lo llamamos esclavitud.
Tampoco es necesario el derecho penal, porque todo el mundo puede hacer lo que quiera, aunque signifique despojar de derechos o poner en peligro la integridad física y moral, o hasta la vida, del prójimo. Al principio se llamó libertad, pero hay algunos que lo llamamos apocalipsis.
En el año 2073 no existen los abogados, oficialmente. Pero hay un grupo que seguimos abogando por restablecer la seguridad, la paz, la armonía y, en definitiva, los verdaderos derechos y libertades: aquellos que están limitados al respeto por los derechos y libertades de nuestros iguales.
En el año 2073, los que queremos volver a ser abogados, luchamos por recortar la libertad y por que vuelvan los juzgados, jueces y los juicios. Luchamos por que vuelva a imperar la Ley.